3 de marzo de 2011

Quién sale beneficiado y quién sale perjudicado con una intervención militar a Libia

Ayuda humanitaria, democratización, derrocar a un tirano genocida... A fin de cuentas lo realmente importante es otra cosa: el poder del dinero.




Durante la última década, el Gobierno de la República Popular China firmó importantísimos tratados comerciales con la Jamahiriya Árabe Libia, por entonces Libia ya había dejado de ser una amenaza internacional por el terrorismo, y, más bien al contrario, era un gran amigo y aliado de los regímenes europeos y norteamericanos en la llamada "lucha contra el Terror".

Tal es así que nadie se preocupó - al menos aparentemente -, de que la China National Petroleum Corp. (CNPC), mayor productora china de gas y petróleo, se instalara en Libia y empezara a importar al país africano centenares y luego miles de trabajadores chinos.

Más allá de todo el conflicto, las protestas y problemas que han estallado en Libia y estaban muchas de ellas tapadas bajo las montañas de petrodólares, lo cierto es que si hay alguien que saldrá muy beneficiado por una posible intervención militar en el país, por pura cuestión geoestratégica y energética, será sin duda Estados Unidos, aunque también le vendría divinamente bien a la Unión Europea una intervención rápida y eficaz.

De un lado, EEUU se aseguraría quitarse del medio a un gobierno servil pero con toques esquizofrénicos que no le hacen suficientemente afin a sus intereses - el de Gaddafi -, y de otro, de paso, matando dos pájaros de un tiro, se cargaría las inversiones chinas en Libia, puerta de entrada del gigante asiático en el continente africano.

Por su parte la Unión Europea precisamente en un momento muy crítico podría obtener una magnífica fuente de petróleo barato para los próximos meses, alejando el fantasma de la inflación que planea sobre el Viejo Continente.

Ahora ya pueden ustedes echar cuentas de si habrá o no invasión militar a Libia. La excusa es lo de menos: Ayuda humanitaria, democratización, derrocar a un tirano genocida... A fin de cuentas lo realmente importante es otra cosa: el poder del dinero.

Fuente:

Marquemos un Norte

1 comentario:

Anónimo dijo...

salieron perfudicados los españoles